Páginas

miércoles, 4 de diciembre de 2013

En forma con nosotros mismos.


¿Sabemos lo que es la inteligencia emocional y su repercusión en nuestro organismo?

Las emociones son universales, todo el mundo tiene emociones la diferencia está en la forma de expresarlas, en función de las culturas en la que nos encontremos.


La inteligencia emocional podríamos definir como la capacidad de gestionar bien las emociones, es decir, la capacidad que tiene una persona para manejar, entender, seleccionar y trabajar sus emociones y la de los demás con eficiencia y generando resultados positivos.

Una persona que piensa ante de actuar, que actúa con asertividad que entiende nuestros empulsos, es una persona con una gran inteligencia emocional. Por lo contrario, una persona que actua de forma impulsiva, que se enfada con facilidad, en definitiva no tiene control sobre sus emociones, es una persona con una pobre inteligencia emocional.

Una inteligencia emocional sana es una mediación que no podemos comprar en las farmacias ni tiendas naturista, esto es algo que tenemos que "recetarnos" nosotros mismos.

Los estudios revelan que actitudes mentales sanas, pueden disminuir el stress y pueden afectar nuetro sistema inmunológico.

Pero, ¿como podemos mejorar nuestra inteligencia emocional?


1. Conciencia emocional de nuestras emociones y nuestros defectos, así como realizar un estudio DAFO de nosotros mismos (fortalezas y debilidades).

2. Autocontrol. Es la capacidad de manejar de una manera adecuadas las emociones y los impulsos que nos pueden resultar perjudiciales.

3. Confiabilidad. Siempre ser honestos e íntegros con nosotros mismos.

4. Compromiso. Es fundamental para alcanzar las metas propuestas por uno mismo.

5. Comprensión de los demás (empatía y asertividad). Es tener la capacidad de captar y respetar los sentimientos y los puntos de vista de los demás, mostrando interés activamente.

6. Comunicación. Así como es importante enviar mensajes para mantener la claridad en una pareja, también es significativo escuchar al otro. Recuerda, es parte esencial del mecanismo de comunicar.

7. Establecer vínculos. Alimentar las relaciones que influyen directamente y positivamente en tu vida debe ser algo básico.

Siguiendo unos consejos tan básicos y sencillos podemos tener una vida saludable, mental y físicamente.